Políticas de Privacidad

Su bendición está hoy sobre ti



Evita las preocupaciones y angustias y lo que pueda suceder después. No estropees mis planes, queriéndome imponer tus ideas. Déjame ser DIOS y actuar con libertad. Abandónate confiadamente en mí. Reposa en mí y deja en mis manos tu futuro.
Dime frecuentemente: JESÚS, YO CONFIO EN TI.


Lo que más cuesta es creer la palabra de Dios; cuando esto sucede, la incredulidad está trabajando y por más creyente que seas, ella, la incredulidad, te está ganando una batalla. ¡Vamos a creer y a darle gloria a Dios!
El Señor se ha glorificado a sí mismo revelándote que sólo necesitas creer lo que ya está hecho; si tú has creído y sabes que está hecho, dile: “¡Señor, yo he creído por lo tanto he recibido!”
“Padre bendigo a tu pueblo, te doy gracias por tu presencia; que ésta nos acompañe y que tu pueblo sepa retener tu presencia, Señor. ¡Acompáñanos en los días venideros y alumbra nuestro camino! Haz brillar tu rostro sobre nosotros, te lo pedimos en el nombre de Jesús. Que los hombres vean tu gloria en nuestro rostro, que vean tu paz, tu bendición. Que tu pueblo disfrute de paz donde vaya, en el nombre de Jesús. Que tu presencia acompañe a tu pueblo, que tengan fe y operen en el poder de Jesucristo. ¡Reciban ahora unción y poder para sanar enfermos! En el nombre de Jesús hago esta oración, amén”.
Dios no solamente quiere sanarte sino que quiere usarte para sanar; tu oración será poderosa, será firme. Las maldiciones y los poderes del infierno que traen enfermedades no podrán contra ti, porque la unción y el poder de Cristo estarán sobre ti. “…sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán” dice el Señor (Marcos 16:18).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...