Políticas de Privacidad

El valor de una palabra llamada amistad

Los verdaderos y auténticos amigos tienen la capacidad de entender y compartir los problemas, los sentimientos, las alegrías, en fin, las emociones en sí mismas, pero sin hacer juicios. Cualquier alegría es mucho más grande, cuando se comparte con alguien; cualquier tristeza es más llevadera cuando se puede descargar en un amigo ó una amiga.


La amistad es un bien preciado y un tesoro único y exclusivo para el alma. Es como un hilo de oro que une a las personas y todos los seres y los conecta con lo divino y que nunca debe romperse. Tener un amigo es una dádiva, por lo tanto, es una suerte grande, una extraordinaria bendición del Espíritu Santo y un grandioso tesoro. Cuando dos personas se agradan, se establece entre ellas un hermoso y sublime vínculo afectivo, formándose entre las dos una especie de hilo de oro que se debe conservar.

La amistad es invaluable, única y sublime y va más allá del mundo físico, de la mente y de la comprensión humana. Cada amigo que se posee es especial e insustituible para la persona que lo tenga. La palabra amigo, es un sinónimo de compañero de viaje, porque la vida es el viaje más hermoso que nuestra alma pueda realizar, para que cada uno de nosotros pueda evolucionar de la mejor manera posible, tanto en el mundo físico como en el mundo espiritual, y llevar consigo una existencia plena.
Fuente: Mariángel Dettin 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...